Resumen de El Valle del Terror

Arthur Conan Doyle publicó El Valle del Terror en formato de serie en Strand Magazine entre septiembre de 1914 y mayo de 1915. En 1915 la serialización británica acabó por convertirse en una edición en forma de libro.

El manuscrito de 176 páginas de folio con las supresiones y revisiones de Doyle, muestra que en un principio, Watson no había sido elegido para ser el narrador. Es el único relato de Holmes que trata directamente un tema irlandés.


Descarga en PDF y EPUB

El Valle del Terror


Tipo: novela

Año: 1914-1915

Número de páginas: 118

Género: misterio, policíaca y criminal

Autor: Arthur Conan Doyle

Cuarta novela y relato 47º de Sherlock Holmes.
- Versión anotada y corregida -

Sinópsis del argumento

Holmes ha entrado en contacto con un miembro de la organización del peligroso criminal conocido como Profesor Moriarty. En un mensaje encriptado se le advierte de que se ha orquestado la muerte de una persona. Pronto Scotland Yard le avisa de que ya se ha cometido el asesinato y cuando se desplace al lugar para investigar el homocidio, descubrirá una increíble trama que implican a un hombre que huye de su pasado y una violenta banda criminal de los Estados Unidos que no dudará en usar cualquier medio para cobrarse su ansiada venganza.

Resumen corto de la obra

Parte I

Holmes descifrando un mensaje encriptado

El Valle del Terror comienza con Sherlock Holmes, el famoso detective, y el Dr. Watson, su camarada y compañero de cuarto en el 221B Baker Street, enfrascados en plena discusión. Holmes está desconcertado por un mensaje encriptado que recibió de Porlock, un socio del archienemigo de Holmes, el profesor Moriarty. Reciben un segundo mensaje de Porlock, que se supone que contiene la clave del mensaje codificado. La carta dice que él (Porlock) tiene miedo de la ira de Moriarty y no revelará el propósito de su correspondencia.

Aunque a primera vista el texto pueda parecer otra cosa, Holmes enseguida descifra el mensaje y descubre que lo que advierte es que un tal Douglas de Birlstone está en peligro inminente. Lamentablemente son visitados por MacDonald, un policía amigo de Holmes, que les informa de que ya se ha cometido el asesinato de este personaje.

Al inspeccionar al hombre muerto, se revela que ha sido asesinado con una escopeta recortada, un tipo de arma común en Norteamérica. Al lado del cuerpo desfigurado hay una tarjeta con las letras "V.V. 341". Otras pistas en la habitación incluyen una huella ensangrentada en el alféizar de la ventana, una campana que falta y el hecho de que el anillo de bodas del hombre está perdido.

Poco después también se descubre una bicicleta escondida justo fuera de los terrenos de la casa. El interrogatorio de los sirvientes de la casa revela poco, y después de que la Sra. Douglas, esposa del hombre asesinado, y Cecil Barker, un amigo de la familia, son interrogados, Holmes le revela a Watson que él cree que los dos están implicados en algún tipo de conspiración.

Aunque los otros detectives encargados del caso comparten sus propias teorías, Holmes le informa a Watson que él cree que el caso depende enteramente de la campana que falta, la única evidencia considerada trivial por los policías. Holmes anuncia que va a pasar la noche solo en la habitación en la que Douglas fue asesinado, sin llevarse nada más que el paraguas de Watson.

El día después de la vigilia de Holmes, revela a los agentes que investigan el asesinato de Douglas, que ha resuelto el caso, y les pide que se unan a él esa misma noche para una vigilancia. Durante la guardia, que tiene lugar en los arbustos fuera de la habitación en la que se cometió el crimen, Holmes, Watson y los demás detectives observan a un hombre asomarse por la ventana y pescar algo del foso que rodea la casa.

Cuando el grupo se enfrenta a la figura, descubre que se trata de Cecil Barker, y que el objeto que ha sacado del foso es una bolsa, cargada con la campana que falta. Dentro de la bolsa hay un traje, unas botas y un cuchillo.

Durante su estancia en la habitación, Holmes descubrió esta misma bolsa usando el mango del paraguas de Watson, y la volvió a poner en su sitio para esperar a que Barker la recuperara. Para asombro de los demás, Holmes revela que Douglas sigue vivo. Al decir esto, se abre un compartimento oculto en la habitación y el propio Douglas sale.

Douglas procede a explicar que había sido perseguido durante algún tiempo por un hombre llamado Baldwin, que más tarde intentó matarlo. Se enzarzaron en una pelea, y Baldwin murió cuando la escopeta le disparó en la cara. Con la ayuda de su esposa y Barker, Douglas inventó un plan para fingir su propia muerte aprovechándose del hecho de que la cara desfigurada de Baldwin impediría una posible identificación.

Douglas explica que hay otros que buscan su muerte y que su falso homicidio le permitiría librarse de ellos para siempre. Douglas le entrega a Watson un manuscrito donde se detalla su vida pasada y habla de los hombres que planean matarle. Después de esto, la novela pasa a la Parte II que trata de la vida de Douglas en Estados Unidos.


Parte II

Inicicación de McMurdo en los Hombres Libres

La Parte II comienza con un hombre llamado Jack McMurdo, (que más tarde descubrimos que es Douglas). McMurdo viaja al Valle de Vermissa, un distrito minero de carbón en el Oeste de los Estados Unidos. Durante un encuentro, McMurdo expresa un odio extremo hacia los policías que atrae la atención de un hombre llamado Scanlan. Scanlan se revela como un miembro de la orden de los Hombres Libres, una sociedad a la que McMurdo también pertenece.

McMurdo pronto se une a la logia local de los Hombres Libres encabezada por un hombre cruel y violento llamado jefe McGinty. Se descubre que esta sociedad recibe otro nombre en esta zona: los Scowrers, una sociedad mafiosa que oprime al pueblo del valle de Vermissa. McMurdo demuestra ser tan violento como el resto y pronto se convierte en un miembro destacado de la organización.

La banda continúa su reinado de terror sin ser desafiada hasta que se enteran de que Birdy Edwards, un detective de Pinkerton, está tras su pista. McMurdo informa a la logia que sabe quién es Birdy Edwards, y crea un plan para capturarlo. McMurdo cita a Edwards en su apartamento, donde el jefe McGinty y varios de los otros miembros más fieles de la banda están ocultos.

De repente, McMurdo da un vuelco a la situación revelando que él mismo es Birdy Edwards, y que se unió a la logia sólo para obtener información que pudiese usar contra ellos. McGinty y algunos subalternos son ahorcados en base al testimonio de McMurdo, mientras que el resto es enviado a prisión. Edwards, conociendo la naturaleza vengativa de la banda, desaparece, y finalmente termina en Inglaterra donde los eventos se desarrollan como se han detallado en la Parte I.

Después de la notable historia de Douglas, Holmes advierte al hombre que permanezca en guardia, ya que Moriarty, a quien Baldwin contactó para localizar el paradero de Douglas, intentará sin duda matarle. Douglas está de acuerdo y vuelve a esconderse.

Después de que Douglas huye de Inglaterra, Holmes recibe un críptico mensaje. De esto, Holmes deduce que Moriarty, el remitente de la nota, ha logrado matar a Douglas. Watson y McDonald especulan sobre si Moriarty será o no llevado ante la justicia. Holmes les asegura que capturará al profesor, pero necesita tiempo para hacerlo.

Opinión y Crítica

Primeras ediciones británica y estadounidense

Sherlock Holmes y el buen doctor no han sobrevivido tanto tiempo en la imaginación del público sin una buena razón. A pesar del relativo pero evidente cansancio que Doyle pareció sufrir de su personaje, la presión social y las influencias de su entorno, acabaron por convencerle para traerle de vuelta.

Al igual que ocurrió con Estudio en Escarlata, Doyle divide la novela en dos mitades: la investigación de Holmes y compañía, y el trasfondo del asesinato, que tiene lugar en Estados Unidos. No es que la historia del asesinato sea mala, pero es bastante distinta a lo que el escritor escocés nos tiene acostumbrados.

Si bien en mi opinión, el ritmo de la historia y los elementos de la trama son superiores a la primera, en aquella contábamos con el aliciente de conocer como se forjó la amistad entre los protagonistas. En este caso podemos ver que aunque solvente como novela de misterio, el autor es más hábil a la hora de mantener el tono misterioso en los relatos cortos que en sus novelas con tramas más largas y elaboradas. Quizás el mayor problema de la novela sea esperar encontrar un relato completo de Holmes y encontrarse a la historia de un personaje como McMurdo que aunque interesante, poco tiene que ver con nuestro detective.

Tal vez la única excepción sea El Sabueso de los Baskerville y en bastante menor grado El Signo de los Cuatro, pero es evidente que el ánimo de Doyle es más vivo e intenso en los relatos cortos del detective. También nos hace soñar con el nivel que las novelas podrían haber alcanzado si hubiese empleado un mayor interés.

La inclusión de Moriarty en la trama, aunque deseada, genera una serie de inconsistencias ya relativamente comunes y que son la más notable lacra de la saga para los aficionados. Este punto junto con una trama que recuerda irremediablemente a la primera historia de Holmes, la convierten quizás, y aún siendo una novela, en uno de los relatos menos memorables de nuestro detective.

En cualquier caso se agradecen los esfuerzos de Doyle en convertir a Moriarty en su gran enemigo. Además, aunque pueda parecer que la novela es únicamente aconsejable para auténticos apasionados de Sherlock, la obra cuenta con un personaje notablemente interesante en Douglas y el siempre recomendable y apasionante método de Holmes para resolver un caso.

Análisis de El Valle del Terror

Allan Pinkerton con el presidente Abraham Lincoln

Al igual que en Estudio en Escarlata, uno de los relatos más famosos de Holmes, El Valle del Terror incluye una sección donde se narra un flashback insertada después de que Holmes ha puesto su poder deductivo a trabajar en la resolución del misterio. Esto sitúa al lector al otro lado del océano Atlántico y le confiere un marco dentro de la historia contemporánea de aquel momento en Estados Unidos.

Detrás de su trama se esconde un suceso real que enfrentó a la Agencia de Detectives Pinkerton con los miembros de una sociedad secreta irlandesa conocida como los Molly Maguires que habían emigrado a Pensilvania.

Dependiendo del punto de vista, los Molly Maguires fueron un grupo de vigilantes violentos e inconscientes que por casualidad atacaron a los dueños antisindicales de las minas de carbón. Según otros, eran trabajadores luchando por un trato justo y honesto para los mineros del carbón por parte de una clase proletaria que no dudaba en contratar a una agencia para hacer uso de tácticas igualmente violentas para mantener a los sindicatos bajo control.

Conan Doyle había visitado Estados Unidos en una gira de conferencias muy aclamada en la década de 1890 y regresó a la ciudad de Nueva York en mayo de 1914. Es probable que discutiera El Valle del Terror con su editor estadounidense. También es probable que su editor recomendara que la publicación estadounidense hiciera algún cambio que evitar posibles polémicas con una de las compañías más poderosas del país.

Al igual que El Signo de los Cuatro, El Sabueso de los Baskerville y el origen de Sherlock Holmes (Estudio en Escarlata), El Valle del Terror no es una mera historia corta, sino más bien un compromiso completamente desarrollado con el residente más famoso de Baker Street. Sin embargo, es indiscutible que o bien para satisfacer al público estadounidense o para alejarse un poco de la monotonía de Holmes, el personaje de McMurdo parece ser el auténtico protagonista.

Esta descripción de la obra es mucho más apropiada que, por poner un ejemplo, "una novela de Sherlock Holmes", ya que la obra comparte con Estudio en Escarlata y El Signo de los Cuatro uno de los aspectos menos populares de todo el canon de Holmes: esa sección explicativa en retrospectiva.

Aunque por méritos propios es una lectura atractiva, tal vez se prolongue más de lo necesario para ciertos lectores. A fin de cuentas, aleja el foco de atención de Watson y Holmes durante más páginas que las dedicadas a la pareja. Esto se debe también en gran parte a la metodología de Doyle y su pasión por la ficción histórica y la exposición detallada de la misma.

El grado de satisfacción con la obra depende probablemente de si el lector prefiere un trasfondo más elaborado o de una mayor variedad de casos. Los lectores que disfrutan del contexto histórico de la ficción como medio para expandir su comprensión de la narrativa central deben encontrar en El Valle del Terror una de las sorpresas más gratificantes en su viaje a través del canon de Sherlock Holmes.

En última instancia, una vez que la sección explicativa del flashback se pone en contexto y se aborda El Valle del Terror más en los términos deseados por Conan Doyle que como un simple episodio más en el catálogo de Holmes, empieza a quedar claro que la novela es más parecida a un thriller psicológico ( McGinty contra Edwards y Moriarty contra Holmes) que a una historia policíaca de Sherlock Holmes.