Resumen de El Signo de los Cuatro

El Signo de los Cuatro es una novela del genio detectivesco Sherlock Holmes escrita por Arthur Conan Doyle. Fue publicada por primera vez en la revista mensual Lippincott's Magazine en febrero de 1890. Al principio se publicó de forma serializada pero más tarde se reunió en un sólo volumen con el mismo título.

Esta es la segunda historia de Sherlock Holmes y el segundo libro de las cuatro novelas (el resto son coleeciones de relatos cortos). En los números del 7 y 14 de junio de 1890 de The Bristol Observer aparecieron las primeras ilustraciones de Sherlock Holmes llevando su cervadora (la famosa gorra), antes que las bien conocidas de Sidney Paget.


Descarga en PDF y EPUB

El Signo de los Cuatro


Tipo: novela

Año: 1890

Número de páginas: 98

Género: misterio, policíaca y criminal

Autor: Arthur Conan Doyle

Segunda de las novelas de Sherlock Holmes.
- Versión anotada y corregida -

Sinópsis de la Novela

Las aventuras de Holmes y Watson continúan en la segunda novela de sus hazañas. En esta ocasión, una joven acude en ayuda del detective para pedirle consejo sobre una misteriosa carta recibida que le cita a un encuentro. El extraño mesanje le avisa que ha sido víctima de un agravio y pide que no avise a la policía.

Para agregar más intriga al enigma, su padre desapareció hace diez años y cada año desde entonces, ha recibido una perla de gran valor sin conocer su procedencia. Conocer al autor de la carta revelará el fantástico legado de la joven, pero también la amenaza de un hombre con pata de palo y su letal acompañante.

Resumen completo de todo el libro

Holmes y Watson inspeccionan la casa de Bartholomew Sholto

El Signo de los Cuatro comienza con la desaprobación de Watson por el uso recreativo (pero legal en la época) que hace Holmes de la cocaína mediante inyección. En los periodos de inactividad se vuelve una persona depresiva que cae en este y otros vicios para sobrellevarlos.

La ayuda para sacarlo de su estado viene en forma de una hermosa joven que se presenta en la consulta para solicitar el consejo de Holmes. La Srta. Mary Morstan explica que después de que su padre desapareciera en circunstancias misteriosas hace unos diez años, comenzó a recibir de forma anual, una gran perla enviada por correo.

Mary continúa explicando que ha recibido una carta en la que se le pide ir, con la compañía de dos amigos, al Teatro Liceo para un encuentro. La propia carta insinúa que se ha cometido una injusticia con ella. Holmes y Watson acuerdan acompañar a la Srta. Morstan por la que el doctor parece sentir una cierta atracción.

Cuando los tres se desplazan al Teatro Liceo, se encuentran con que les está esperando un carruaje oscuro que tiene instrucciones de conducirlos a una extraña casa. Dentro, conocen a un excéntrico caballero llamado Thaddeus Sholto. Sholto revela que no sólo ha muerto el padre de Mary, sino que además, es una de las herederas de un gran tesoro escondido.

Thaddeus continúa explicando que su padre siempre vivió con miedo de los hombres con patas de palo. Su temor era tal, que en ocasiones atacaba a perfectos desconocidos que tuviesen una. En su lecho de muerte, el padre de Sholto confesó a sus hijos la existencia del tesoro. Sin embargo, justo antes de que pudiera decirles dónde estaba, el rostro de un hombre barbudo apareció en la ventana y ante su visión, el anciano sufrió un ataque cardíaco fatal.

A la mañana siguiente, se encontró una nota pegada al cuerpo en la que venía escrito: "Signo de los Cuatro". Thaddeus procede a explicar que después de años de buscar el tesoro, su hermano Bartholomew llegó a encontrarlo en el hogar de su familia.

En su lecho de muerte, el padre de los hermanos les hizo jurar que compartirían el tesoro con Mary Morstan, quien de alguna forma desconocida parece tener algún derecho sobre la fortuna. Thaddeus concluye rogando a los tres que le acompañen a la finca familiar donde se repartirá la fortuna.

Al llegar a la mansión, los tres encuentran a una agitada ama de llaves que afirma que Bartholomew lleva encerrado en su cuarto sin salir en todo el día. Holmes y Watson miran por el ojo de la cerradura de la habitación y encuentran un rostro sonriendo de forma antinatural mirándoles fijamente.

Derriban la puerta y encuentran el cuerpo de Bartholomew con un dardo envenenado clavado en su cuello. Después de investigar la escena, Holmes concluye que dos personas, una de las cuales tenía una pierna de madera, cometieron el crimen. Según Holmes, el segundo personaje era un individuo especialmente interesante. También es evidente que los asesinos han robado el tesoro de Agra.

Una de las deducciones de Holmes revela que el hombre con pata de palo pisó la creosota durante su huida. Siguiendo esta pista, Holmes y Watson piden prestado un perro para seguir el rastro. Su búsqueda les lleva a la orilla del Támesis, donde es evidente que los dos criminales alquilaron una lancha de vapor.

En los días siguientes, Holmes recluta a sus "Irregulares de Baker Street", una pandilla de pillos de la calle, para buscar la embarcación por el río. Cuando sus esfuerzos fallan, Holmes disfrazado, realiza una búsqueda y descubre que el barco -el Aurora- ha sido camuflado.

Esa noche, Holmes, Watson y varios oficiales emprenden una veloz persecución a bordo de una barcaza policial para alcanzar al Aurora. Poco a poco van acortando distancias con la lancha, cuyo timonel tiene una pata de palo y le acompaña un pequeño pigmeo nativo de las Islas Andamán.

El nativo intenta disparar a Holmes con su cerbatana envenenada obligándoles a abrir fuego. El achaparrado hombre es alcanzado y muere. El Aurora encalla y la pata de palo del fugitivo queda atrapada en el barro permitiendo así su captura.

Jonathan Small hablanco con el emisario

Este personaje, cuyo nombre es Jonathan Small, es llevado de vuelta a la calle Baker, junto con un cofre de hierro que fue encontrado en el bote. Small procede a contar la historia del tesoro de Agra, que comenzó cuando estaba destinado como guardia en una fortaleza en la India.

Small explica que dos guardias indios se le acercaron y le ofrecieron una parte de una gran fortuna si les ayudaba a asesinar al hombre que la llevaba. Le dicen que un tercer indio sikhs confabulado con ellos acompaña al supuesto comerciante y Small acepta el acuerdo.

Cuando el hombre (en realidad un emisario de un rico rajá) llegó, los tres indios le asesinaron mientras Small bloqueaba su huida. Los cuatro conspiradores escondieron el tesoro, pero poco después fueron arrestados y condenados por el asesinato del emisario.

Small fue enviado a una colonia penal en las Islas Andamán, donde se las arregló para hacerse amigo de un nativo, Tonga, que se convirtió en su fiel compañero. Small sobornó a dos de los guardias de la isla, Sholto y Morstan (el padre de Mary), para que le ayudaran a escapar a cambio de una parte de la fortuna.

Los dos estuvieron de acuerdo, y Sholto se fue para traer de vuelta el tesoro. Después de un tiempo, Small se dio cuenta de que Sholto le había traicionado, y escapó de la isla con Tonga. Después de muchos años, Small localizó a Sholto, y llegó justo a tiempo para verle morir.

Después de su muerte, Small colocó la nota que fue hallada en su cuerpo como referencia al pacto que sus tres compañeros sikhs hicieron con él. Cuando regresó a la mansión de Sholto, Tonga asesinó a Bartholomew y los dos se llevaron el tesoro.

Small concluye su narración revelando que en el curso de la persecución en el Támesis, tiró el tesoro por la borda para que nadie pudiese disfrutarlo. Tras su declaración Small es llevado a prisión. Watson, enamorado de Mary Morstan, al saber que la fortuna perdida no convertiría cualquier declaración de amor en un intento de hacerse con su dinero, le propone matrimonio.

Opiniones y una breve Reseña

El Signo de los Cuatro es una de las historias de Sherlock Holmes que más división de opiniones causa. Los críticos argumentan que la obra es demasiado larga en su conjunto, y que además, algunos de sus pasajes también pecan de una longitud innecesaria. Asimismo, se suele decir que parece más una búsqueda del tesoro que una verdadera novela policíaca.

“— Son los obreros del astillero, que salen del trabajo.

— Tienen una pinta de rufianes lamentable, pero supongo que todos poseen una pequeña chispa inmortal oculta en su interior. Nadie lo diría al verlos. A priori, no parece probable. ¡Qué extraño enigma es el hombre!

— Hay quien lo ha descrito como un alma escondida dentro de un animal —comenté yo.”

- Conversación sobre la lancha policial, El Signo de los Cuatro 🖋️

“Aún ahora me parece que los estoy viendo a los dos: el hombre blanco, de pie, con las piernas separadas, vociferando maldiciones; y el diabólico enano, con su rostro espantoso y sus afilados dientes amarillos, tirándonos mordiscos a la luz de nuestro foco.”

- Watson, El Signo de los Cuatro 🖋️

Para los estándares modernos, en la novela existe una cierta actitud racista y clasista que también podrá verse en otros relatos. No obstante, y a pesar de ser reprobable en este aspecto, juzgar la ética victoriana por nuestra visión actual es cuando menos, incongruente.

Aquellos que adoran El Signo de los Cuatro se inclinarán por ser testigos de la evolución de la relación entre Holmes y Watson. Es de agradecer el desarrollo de la profundidad de ambos personajes y su trasfondo al dejar nota de sus defectos y visión del mundo.

En cualquier caso, la historia incluye todo los elementos necesarios para una buena novela de misterio: robo, asesinato, corrupción y traición, elementos clásicos que cualquier detective debe investigar.

Análisis de El Signo de los Cuatro

Portada de El Signo de los Cuatro de una edición de 1892

El Signo de los Cuatro es una novela protagonizada por los personajes Sherlock Holmes y John Watson. Sir Arthur Conan Doyle lo escribió en 1889 después de que Joseph M. Stoddart, el editor jefe de la revista mensual Lippincott, encargara la historia. Lippincott era una revista estadounidense y Stoddart deseaba hacer una versión en inglés utilizando escritores y editores británicos. Así pues le pidió a Doyle que contribuyera con una historia.

Hasta ese momento, Doyle sólo había escrito sobre Holmes en la historia Estudio en Escarlata; por lo que Holmes aún no era un personaje tan popular como hoy en día. No se dio a conocer realmente hasta que sus relatos empezaron a ser vendidos en 1891.

Doyle nació en Escocia en 1859. Fue a la escuela para llegar a ser médico. Mientras cursaba sus estudios, escribió y publicó relatos y artículos académicos. La gran oportunidad de Doyle llegó cuando escribió Estudio en Escarlata y lo presentó a Ward Lock and Co. La compañía compró todos los derechos de la historia por sólo 25 libras.

Más tarde, Conan Doyle se desvinculó de Ward Lock and Co. porque sentía que la compañía le explotaba y le pagaba mal por su trabajo. Las historias posteriores de Holmes fueron publicadas en la revista Strand.

El Signo de los Cuatro sigue a Holmes mientras resuelve un doble misterio. El primero es, ¿qué le ha pasado al padre de Mary Morstan, el capitán Arthur Morstan? Y el segundo, ¿quién le ha estado enviando esas misteriosas perlas por correo? Holmes, por supuesto, resuelve ambos misterios, con la ayuda de su compañero, el Dr. John Watson.

Hay dos puntos que tal vez sean los más característicos de este caso. Se puede decir que uno de ellos es el “Holmesismo” (cita de Holmes) más famoso y es la afirmación del detective de que “si eliminamos lo imposible, lo que queda, por improbable que parezca, tiene que ser la verdad”.

El segundo elemento a destacar es que la historia nos presenta a Mary Morstan. Watson se enamora en secreto de ella pero sus ideales le impiden declararse. Cree que sus intenciones podrían ser interpretadas como un intento por hacerse con su fortuna. Al perderse el tesoro y libre de dicho impedimento, le pide matrimonio y acaba por convertirse en su esposa.

Controversia por el título de la obra

Primera página de la revista Lippincott donde fue publicada mensualmente

Durante mucho tiempo ha habido cierta discusión sobre cuál es el título correcto para la historia. Los críticos, sobre todo en el mundo anglosajón de donde es originaria la novela, vacilan entre emplear “El Signo de Cuatro” o “El Signo de los Cuatro”. Originalmente fue publicado por Lippincott como El Signo de los Cuatro, pero fue reeditado como El Signo de Cuatro.

La mayoría de las veces, los editores favorecen la versión de cuatro palabras del título, aunque la más habitual en el mundo hispanohablante es la de cinco. En el propio texto se utiliza con mayor frecuencia la versión de cinco palabras, aunque el villano utiliza la versión de cuatro letras dos veces en su declaración final.

En cualquier caso “sign” se usa en inglés tanto para signo, como para señalar o firmar. En el caso de la novela hay 4 personas que aceptan un pacto, y al no saber escribir en inglés (3 de ellos son sikhs, una religión de la India conocida como sijismo), todos firman con una cruz. Esta ambivalencia se pierde al traducir el título al español.

Adaptaciones derivadas de la novela

Hasta el momento, se han realizado 13 adaptaciones de esta historia para cine y televisión. La primera fue la obra de 1913 “Sherlock Holmes Solves the Sign of Four”, dirigida por Lloyd Lonergan. La versión más reciente es el episodio de la serie británica Sherlock titulada "El Signo de los Tres", protagonizada por Benedict Cumberbatch como Holmes y Martin Freeman como Watson.