Sherlock Holmes y la Masonería

Arthur Conan Doyle fue iniciado en la Logia Phoenix, nº 257, en Southsea, Hampshire, el 26 de enero de 1887, e hizo muchas referencias literarias a la masonería en su obra, especialmente en las historias de Sherlock Holmes. Según el experto masón Yasha Beresiner, fue en la logia Phoenix donde Conan Doyle conoció a un tal Dr. James Watson, que inspiró el personaje del Dr. Watson, el siempre leal compañero de Sherlock Holmes.


Referencias a la Masonería

Sherlock fumando en un sillón

Conan Doyle se refirió a la masonería en sus historias de Sherlock Holmes, como cuando Holmes -que obviamente estaba muy familiarizado con el simbolismo masónico- reconoció que cierto caballero era masón, sorprendiéndose el caballero en particular de que Holmes conociera su pertenencia:

“No insultaré su inteligencia diciéndole cómo supe eso, especialmente porque, en contra de las estrictas reglas de su orden, usted usa un arco y un compás en el pecho”

- La aventura de la Liga de los Pelirrojos (1891) 🖋️

También se refirió a la masonería en otras historias del detective, como La aventura del constructor de Norwood (1903), en la que Holmes se refirió a un personaje como masón. En La aventura del fabricante de pinturas retirado (1926), se describe a un personaje como portador de un pin masónico, y en Estudio en escarlata (1887) se describe un anillo de oro con una herramienta masónica. En Escándalo en Bohemia (1891), Holmes le dice a Watson que "existe una maravillosa simpatía y masonería entre los hombres que montan a caballo. Sea uno de ellos y sabrá todo lo que hay que saber". La mención de la masonería en estos relatos añadía una textura misteriosa y daba un elemento de secretismo. Además, se veía que tanto Holmes como Watson conocían el oficio, que era popular entre la clase media de finales de la época victoriana.

En otro de los relatos hay una historia que se basa en un ritual secreto perteneciente a una familia, el cual tiene un notable parecido con un catecismo masónico:

“¿De quién era? De él que se ha ido.
¿Quién lo tendrá? El que vendrá. ¿Dónde estaba el sol? Sobre el roble.
¿Dónde estaba la sombra? Bajo el olmo. ¿Cómo fue el paso?
Al norte por diez y por diez, al este por cinco y por cinco, al sur por dos y por dos, al oeste por uno y por uno, y así debajo. ¿Qué daremos por ella? Todo lo que es nuestro.
¿Por qué debemos darlo? Por el bien de la confianza.”

- La Aventura del Ritual Musgrave (1893) 🖋️

Una referencia particular a un club de caballeros londinense en su relato de Sherlock Holmes de 1893, La aventura del intérprete griego, es de interés aquí. Aunque no es masónico, da la misma textura de secretismo a la historia. Sherlock Holmes visita a su hermano Mycroft en el misterioso "Club Diógenes", que describe como:

“el club más raro de Londres, para caballeros "que no desean la compañía de sus compañeros". Sin embargo, no son reacios a las sillas cómodas y a las últimas publicaciones periódicas.”

Un poco más adelante se describen las extrañas reglas del club:

“A ningún miembro se le permite hacer el menor caso a otro. Salvo en la Sala de los Desconocidos, no se permite hablar bajo ninguna circunstancia, y tres infracciones, si se ponen en conocimiento del comité, hacen que el hablador se exponga a la expulsión. Mi hermano (Mycroft) fue uno de los fundadores, y yo mismo he encontrado una atmósfera muy relajante.”

La ubicación del club de la historia se dio como en Pall Mall, a poca distancia del Club Carlton (de tradición masónica), Conan Doyle presenta su interior con una sala de juegos y "una gran y lujosa" sala de lectura. El "Club Diógenes" era ficticio, pero con la carrera secreta de Mycroft en el gobierno, el club se presentaba como si tuviera una posible agenda política más profunda y misteriosa.

Otros relatos de Conan Doyle que hacían referencia a la masonería, aunque no a Sherlock Holmes, son El mundo perdido (1912) y La tierra de la niebla (1926), en los que se mencionaba la posibilidad de ciertos grupos ocultistas:

“...ese es un pomposo asno llamado Weatherby. Es uno de los que deambulan por los oscuros límites de la masonería...”

- La tierra de la niebla (1926) 🖋️

Conan Doyle, junto con otros masones victorianos, como Arthur Edward Waite, había abrazado la investigación psíquica, un interés que se desarrolló después de la muerte de su esposa y de varios otros miembros cercanos de la familia, y hasta su muerte en 1930, apoyó ardientemente el espiritismo y buscó constantemente pruebas de la vida después de la muerte, una curiosidad que puede tener cierto paralelismo con el interés del escritor y masón Mark Twain por la parapsicología en Estados Unidos.

La obra de Conan Doyle de 1926, The History of Spiritualism (Historia del espiritualismo), también prestó su apoyo a las sesiones de espiritismo llevadas a cabo por varios psíquicos de la época y a sus supuestas materializaciones espirituales. Uno de los espiritistas que Conan Doyle apoyó fue Daniel Douglas Home. Su compañero francmasón Lord Lindsay también apoyaba a Home, habiendo sido testigo de cómo el espiritista levitaba misteriosamente por la ventana de un tercer piso, para luego regresar por la ventana de una habitación contigua.

Conan Doyle utilizó ciertamente referencias a la masonería para añadir una textura adicional de misterio y secreto a sus obras, el oficio le inspiró claramente para añadir estas referencias. En la época en que Conan Doyle escribía sus historias de Sherlock Holmes, la masonería se estaba volviendo extremadamente popular entre los hombres de clase media, y añadir un toque de sabor masónico a sus historias sería, por supuesto, un atractivo. El personaje de Sherlock Holmes conocía la masonería; conocía sus signos y símbolos pero no era masón, y por lo tanto su conocimiento de la masonería se suma a la persona un tanto misteriosa de Holmes, creando una capa adicional a su personaje.

Fuente:
Sir Arthur Conan Doyle, his Sherlock Holmes stories and his literary references to Freemasonry
Nota: las opiniones aquí expuestas han sido recopiladas por el Doctor David Harrison, un historiador masónico inglés afín a estas doctrinas. Es por ello que aunque las citas son ciertas, están vistas bajo el prisma de un masón practicante.